miércoles, 27 de septiembre de 2017

Usar Reiki (pases) en el mundo del espíritu

Resultado de imagen de pases espiritismo

Me había dormido, y al poco noté la presencia de un espíritu que se aproximaba a mí. Esperaba ver que quería hacer, pero cuando estaba cerca se volvía a alejar, en una de estas veces, empecé a ver uan escena de un hombre mayor que fallecía en un quirófano mientras lo operaban.

Este hombre se acercó a mí y empecé a sentir toda su ansiedad por la operación, de alguna forma en ese instante él no deseaba morir en el quirófano, no aceptaba su muerte y había quedado varado en esa escena de dolor.

La repetía una y otra vez, cómo entraba al quirófano y en la operación fallecía. Le toqué y le dije:
-¿Cómo puedo ayudarte?
-Nadie pede ayudarme.
-Bueno, ten paciencia conmigo. Tal vez, si estoy aquí contigo en este momento sea para ayudarte.
-Mira lo que me sucedió. ¿Lo ves? Yo quería disfrutar y ver a mi nieto, pero tuvo que suceder esto.
-¡Veras! quiero preguntarte algo ¿Sabes que ya no tienes cuerpo?
-¡Si!
-¿Y entonces cómo es posible que aún te duela un cuerpo que ya no tienes?

En ese instante, podía sentir toda la intensidad de la operación, de alguna forma estábamos juntos en la camilla: Puse mis manos sobre la zona, y recordé que en Reiki, "si puedes sentirlo, puedes enviar energía para lo que sea preciso, acorde a un plan divino·.

Así que pensé en aquella herida y envié todo el amor y energía que pude. Sin más la herida cerró de golpe y sanó la zona, le gogí de la mano y lo incorporé setándolo en la camilla.
-¿Ves? La herida ha sanado. ¡Levántate! ¡Verás!
-Hay alguien muy especial que viene a verte.

En ese instante, sucedió que un portal de Luz se abrió en frente de nosotros, un niño a travesó el portal y corriendo me dió un abrazo. Esto no me lo esperaba. El niño decía:
-¡Gracias, gracias, gracias!

Me quedé inmovil, mi emoción se incrementó tanto que no sabía qué hacer, el niño cogió a su abuelo de la mano y dijo:
-¡Ya no sabíamos que hacer para sacarlode aquí!. Necesitábamos que intervinieses.

El abuelo estaba eufórico, estaba viendo a su nieto, los dos atravesaron el portal. Poco a poco la escena se desvanecía, pero la potente onda de amor de aquel abrazo, produjo un calor impresionante, me incorporé y estaba literalmente ardiendo, eufórico, mi energía estaba radante, ya no pude dormirme y estuve horas de pie andando sin rumbo, orbitando por el pasillo, para calmar esa sensación de euforia. Aún podía sentirlos, lo que sentían por ese encuentro abuelo y nieto.

Sé que no es fácil de creer, el mundo del espíritu forma parate de mi mundo y es real.

Fuente:
Hablemos de Ángeles, "en el principio".
Lorenzo Brotons Monedero.
 
 
 
 
Resultado de imagen de reiki

No hay comentarios:

Publicar un comentario