martes, 15 de agosto de 2017

Experiencias con Espíritus

Resultado de imagen de lorenzo brotons monedero

...

Un día Magda me llamó y me dijo que tenían un problema y me preguntó, si yo podía ayudar, y respondí.
Claro por supuesto!
Asi que nos reunimos Sara, Magda, Moises y yo. Allí conocí al chico que sería el marido de Magda, Abraham, un sensitivo al que acosaban espíritus, me comentaron el problema y Magda se conectó, había un espíritu que no habían podido orientar.

Cuando su guía habló, decidí preguntarle:
-¿Puedo ofrecerme a ayudar?, recuerdo que dijo:
- Claro, ¿Por qué crees que estas aqui?, tu puedes ayudar.

Aunque no podía imaginarme cómo.

...

Una noche, percibí una gran oscuridad, podía notar como esta oscuridad estaba ligada a Sara, Magda, Moisés, Abraham e incluso a mí y a otros. Y percibía que se aproximaba, mientras yo dormía, así que me agarré a esa liana energética y empecé a tirar, al tocar ese hilo, noté el miedo que tenía ese "ser", y seguí tirando de ella. En mi propia almohada salía la cabeza deformada de un "ser" muy oscuro, levanté mi brazo y me dispuse a golpearlo, en ese instante el ser soltó las lianas energéticas y me colocó delante al espíritu que turbaba a Magda y Abraham.

¡Vaya! Esa oscuridad se escondía tras él, así que le toqué, y ahuyenté a ese espíritu atormentado, el espíritu me transfirió una cantidad de imagenes de Egipto, entre ellas el Ojo de Ra. Y escuché:
- Por favor regala uno de estos a mi hermano.
- En cuanto lo vea se lo entregaré.
- Ya nos veremos, estate tranquilo, no volverá a acercarse a ti, ni a ninguno de nosotros, envié a los arcángeles para colocar a ese ser en su sitio.

¡Oh, Dios Santo!. En ese instante abrí mis ojos y notaba el cuerpo muy pesado. Apenas en unos segundos recobré toda la movilidad, aunque había estado toda la noche en ese mundo del espíritu, me encontraba genial. Esa mañana visité a Mari y le compré un Ojo de Ra, llamé a Magda y Abraham, necesitaba hablar con ellos. Quedamos para vernos esa misma tarde. Mientras, realicé una búsqueda de los símbolos que ví en las imágenes que el espíritu de este chico me transmitió. Cuando llegó Magda, sentí que alguien más hablaba a través de mi, era muy raro, pero empecé a darle detalles de quien era en una vida pasada este chico y quien sería en el futuro de sus vidas.
- Vereis, ese chico era un devoto egipcio, en su día fue hermano de Abraham, pero a los 16 años falleció. Al parecer fue engañado y sacrificado como devoto del templo, en esta cultura creian que después de la vida el espíritu serbía durante algún tiempo en la oscuridad hasta que un día su dios Ra los reclamase a "La Luz" para volver a la vida.
Los detalles eran maravillosos, el chico estaba pintado de blanco con unos símbolos en su frente. Vestía solamente una sábana que enrollaba de una forma muy concreta, lo cubría como un pantalón corto dejando sus piernas y el resto de su cuerpo al descubierto. Hasta le hice un dibujo.
- Sólo se que hay que ayudarle, pues este chico volverá a la familia, un día, será vuestro hijo.
En ese instante, supe que Abraham era su hermano y le regalé el Ojo de Ra.
- El espíritu de ese chico me pidió que te lo regalase.
Tras comentar todo esto y algunos detalles más, para mi sorpresa, Magda confirmó que todo esto ya lo sabía, alguien hacia tiempo ya se lo había contado, pero no sabían cómo ayudarle, habían probado varias veces a que fuera a "La Luz" y nada parecía funcionar, no reconocía a Jesus o María como guías, y rehusaba ir a "La Luz".

Es lógico, él nació 2500 años antes de María y Jesús, y no identifica a estos guías.
- Bueno mirar, aun no sé cómo pero voy a ayudaros.
Sentí sobre todo su pena y miedo cuando lo toqué en aquel estado de conexión espiritual.

Pasaron unos días y nos reunimos de nuevo, Magda, Abraham, Moises y yo, Sara estaba ingresada, asi que les dije:
- Sólo deseo hablaros de algo que creo podemos hacer, pero tenemos que esperar a que Sara se recupere.
Consideraba que sería más prudente que el guía terrenal del medium estuviera presente si Magda se conectaba para llamar al chico egipcio. Antes de empezar a hablar repartí unos símbolos pensando que un enorme manto cubría toda la habitación y protegía los presentes.("Dos años después un maravilloso ser me explicó que esta práctica es el manto energético de un Ángel muy especial. Es la protección del manto de Gabriel")
- Vereís, este chico no puede hablar porque le cosieron la boca, y no reconoce a Jesús pues es anterior a Jesús, por eso no se identifica con la fe cristiana. Aún no sé como pero creo que responderá.
Les intenté avisar de que percibía a algún Ser oscuro, que ese ser no debía saber nada de este plan para así poder ayudar a este espíritu.

Por fin Sara se recuperó. Y recibí la Cruz (una Cruz especial que había encargado a mi gran amiga y diseñadora MARIAde, con una múltitud de símbolos místicos y religiosos)

Volvimos a quedar, había dos personas Victoriana y Miriam. Esa mañana me había preparado unos folios más con los tres nombres de Ra en Egipcio y el Ankh, así que los puse en la mesa.

Nada más conectar el chico apareció.

Le preguntábamos pero no contestaba, así que le dije a Sara:
- Verás, no habla porque le cosieron la boca.
Sara extendió su mano y "simuló" cortar aquellos hilos, el chico abrió la boca y sus ojos expresaron sorpresa al ver que tenía lengua, me miró y le dije:
- Ahora puedes hablar. Dime, ¿cómo te llamas?
Me dijo su nombre en egipcio.
- Bien necesito que uses el idioma del medium para que te entendamos, sé que puedes hacerlo.
- Si, respondió.
- ¿Cuanto tiempo llevas asi?
- Cuatro mil quinientos años, más o menos.
- Pero para ti es como si el tiempo no hubiera pasado.
- Asi es. "En el mundo del espíritu la percepción del tiempo es distinta a la nuestra".
- Dime, ¿Por qué les molestas?
- Me obligaban.
- Ese Ser, ¿verdad?
- Si, el que tú asustaste.
- Bueno y dime ¿Por qué? no vas a "La Luz".
- No puedo.
- Veras voy a darte este objeto, por favor no lo tires.
- Poniendo la cruz en sus manos.
- Me gustaría que lo mirases, pare ver si reconoces algún símbolo. Lo miró brevemente y dejándola en la mesa dijo:
- No.
- ¡Vale! quiero que mires a tu alrededor. Por favor, mira a ver si reconoces a alguien, o ves algo, que recuerdes.
Al mirar a su lado vio a Abraham, sus ojos se emocionaban.
- ¡Eres tú!, ¡mi hermano!
Y le pregunté:
- ¿Lo reconoces?
- Si. - Abraham también se emocionó, y le dije:
- ¿Ves? lleva el Ojo de Ra que me pediste que le diera.
- Si, ¡Oh gracias! porque me entendiste.
- Ahora necesito que mires de nuevo donde estamos y me digas si reconoces algo más.
Al mirar en la mesa vió las hojas con los símbolos egipcios del dios Ra y cogió las hojas diciendo:
- ¡Este es mi dios!
- Perfecto
Por la mañana había estado documentándome sobre la fe egipcia. Le pregunté de nuevo:
- ¿Tu dios es Ra?
- ¡Si!, ante él respondo.
- De acuerdo, ahora quiero que me mires y me escuches porque tengo algo que decirte.
Aunque le costaba mirarme a los ojos, hizo lo que le pedí, y entonces volvieron a hablar a través de mi.
- "Yo soy un mensajero de Ra, no tienes nada que temer, vengo a decrite que tu tiempo de servicio en la oscuridad ha terminado, Ra desea que vayas a su lado en la Luz".
Yo estaba sorprendido de mis palabras, y el chico, abrió sus manos y me dijo:
- Gracias, gracias, antes de marcharme deseo enseñarte algo, sobre sus manos una proyección de imagenes.
Y vi el templo de Luxor en Egipto. Aqui Sara le dijo:
- Es el momento, él no puede ver lo que le enseñas.
Yo no dije nada al respecto, y me despedí de él, pero vi claramente aquel maravilloso templo, en ese instante el chico dijo:
- Allí servimos.
Me despedí con un  -¡Gracias por escucharnos!- giró su mirada para despedirse de su hermano Abraham, levantó su mirada y dio su paso a "la Luz".

Cuando Magda volvió en si dijo:
- Nunca he visto nada igual, esta vez ha sido "Ra" quien ha venido a recoger a este chico, había muchisima luz, tanta como cuando ha venido la Madre o Jesús.
Yo les dije:
- Para él, Ra es el equivalente a Jesús o a la Madre. Es su dios, el responde ante Ra.
Cuando terminamos, el guía espiritual del medium nos habló a todos, a Victoria y Miriam les dio su mensajes, a mi se me permitió preguntarle. Asi que le hice la siguiente pregunta:
- ¿Acabará alguna vez esta guerra?
- Su respuesta fue un no rotundo.
...
Fuente:
Hablemos de ángeles II ."Los médiums"
Lorenzo Brotons Monedero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario