jueves, 30 de marzo de 2017

Videntes, según la F.C.

Resultado de imagen de vidente

"Algunas personas, a través del poder de sus intenciones, son capaces de influir en el mundo de las posibilidades (mundo cuántico). A las personas con un poder de intencion tan fuerte se les suele llamar videntes. Según el punto de vista cuántico, cada uno de nosotros tiene ese poder; simplemente no lo practicamos lo suficiente para utilizarlo de forma efectiva."

Amit Goswami, doctor en física nuclear.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Ciencia y Más Allá


La ciencia siempre ha sentido curiosidad por los poderes psíquicos, los fenómenos fronterizos y las posibles evidencias del Más Allá. Al margen de investigaciones en torno a las ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte), también han sido muchos los científicos, entre ellos destacables premios Nobel, los que se han visto seducidos por el fenómeno de la mediumnidad, el espiritísmo, la reencarnación o el recuerdo espontáneo de vidas pasadas, por ejemplo.

En materia de espiritísmo y mediumnidad, las investigaciones más recientes llevadas a cabo por los científicos Gary Schwartz y Julie Beischel siguieren que el fenómeno de la mediumnidad es real. Concretamente, en una entrevista que me concedió hace tiempo, Beischel me lo dijo con estas palabras tan valientes y aplastantes:
"A través del método del quíntuple ciego en las lecturas de la  Investigación Certificada del instituto Windbridge con Mediums,podemos demostrar que el fenómeno llamado <<recepción anómala de información>> [mediumnidad], que implica a médiums que dan noticias concretas y específicas sobre seres queridos fallecidos a personas que están vivas, con total ausencia de cualquier información previa y sin usar términos confusos, existe y es real. El paradigma de investigación utilizado es facilmente repicable y ocurre a voluntad, por lo que no tenemos que intentar atrapar sucesos espontáneos o experiencias tal y como ocurren. Muy al contrario, podemos llevar la mediumnidad al laboratorio y estudiarla bajo condiciones controladas"
 Existen también trabajos muy interesantes con relación a la encarnación y el recuerdo espontáneo de vidas pasadas, llevados a cabo por el doctor Ian Stevenson [bioquímico y psiquiatra, 1918-2007], su sucesor Jim Tucker y Carol Bowman, que apuntan a la posible existencia de un alma inmortal con capacidad para encarnarse en diferentes vidas.

Fuente: La prueba, una investigación que demuestra la existencia del más allá. Mado Martínez

viernes, 10 de febrero de 2017

Espiritismo y Teosofía. Kardec y Blavatsky.


 Según las corrientes de corte espiritualista, entre las que se incluyen la dpctrina espiritista sistematizada por Allan Kardec y la teosofía popularizada por madame Blavatsky, algunos fantasmas han quedado atrapados entre dos mundos sin haber podido contemplar su ascenso al nivel superior de existencia. Esto puede obedecer a diversas razones. Las más comunes son que el difunto se encuentra perdido y ni tan siquiera sepa que ha muerto, o que se niegue a reconocer que ha desencarnado; que se sienta culpable por algún asunto que dejó pendiente o que no pudo o no supo resolver de forma satisfactoria antes de abandonar su cuerpo: o bien que, por diversos motivos, esté apegado a alguna persona o lugar.

Fuente: La prueba, de Mado Martínez

martes, 31 de enero de 2017

Mística y Mediumnidad (M&M)


Hay tres tipos principales de experiencias que aparecen una y otra vez en la historia de la mística, casi siempre en relación con la iluminación. Podemos considerarlas como sus principales cararterísticas:
  1. Una gozosa aprehensión de lo Absoluto: a lo que muchos autores ascéticos llaman "la práctica de la Presencia de Dios". Esto, sin embargo, no hay que confundirlo con esa conciencia única de unión con lo divino que es peculiar de una posterior etapa de desarrollo místico. El yo, aunque purificado, sigue percibiéndose a si mismo como un entidad separada de Dios. No está inmerso en su Origen, sino que lo contempla. Son los "esponsales", del alma, mas que su "matrimonio".
  2. De esta claridad de visión puede gozarse asimismo en relación con el mundo fenoménico. Las percepciones físicas reales parecen haberse intensificado extrañamente, de modo que el yo percibe en todas las cosas naturales una significación y una realidad añadida: está convencido de conocer por fin "el secreto del mundo". En palabras de Blake, "se purifican las puertas de la percepción" de modo tal que "todo se le aparece al hombre tal como es: infinito". En estas dos formas de percepción vemos la creciente conciencia del místico expandiéndose en dos direcciones, hasta abarcar tando el Mundo del Ser como el Mundo del Devenir: la dual aprehensión de la realidad como trascendente y sin embargo inmanente que hemos encontrado como una de las características distintivas del tipo místico.
  3. Junto a esta doble extensión de la conciencia puede incrementarse enormemente la energía del yo intuitivo o trascendental. Las perturbaciones psíquicas de la vía purgativa han tendido a dar a esta energía una importancia fundamental para la vida: a eliminar del carácter todos aquellos elementos que impedían su actividad. Ahora aprovecha todos los canales de expresión normales y puede mostrarse en formas tales como: a) audiciones; b) diálogos entre la conciencia superficial y otra inteligencia que pretende ser divina; c) visiones, y a veces d) escritura automática. En muchos yoes, esta actividad automática de esas facultades, que están desarrollándose, pero todavía son en gran parte subconscientes, y que constituyen el "Hombre Nuevo", aumenta constantemente durante toda la vida mística.
Fuente: La mística, de Evelyn Underhill.

martes, 24 de enero de 2017

Biografía de una "Medium" del XVI: Teresa de Jesús. Libro de la vida

Resultado de imagen de teresa de jesus

A continuación, un amplio resumen de la autobiografía de Santa Teresa de Jesús ("Libro de la Vida"):

...Yo quería declarar los engaños que puede haber aquí, aunque quien tiene mucha expiriencia pareceme será poco o ninguno, mas ha de ser mucha la espiriencia, y la diferencia que hay cuando es espíritu bueno u cuando es malo...

...si es alma ejercitada y está sobre aviso lo verá muy claro... casi como no se haría caso de una persona que sabeis tiene frenesí. Estotro es como si lo oyesemos a una persona muy santa, u letrada y de gran autoridad, que sabemos no nos ha de mentir; y aún es baja comparación, poruqe traen a veces una majestad consigo estas palabras que, sin acordarnos quién las dice, si son de repreensión, hacen temblar; y si son de amor, hacen desacerse en amar.

...Acá sin perder ninguno, quedamos enseñadas, y se entienden cosas que aparece era menester un mes para ordenarlas. Y el mesmo entendimiento y alma quedan espantadas de algunas cosas que se entienden.

...Mas es estotro no es ansí, sino que estará muchos dias que aunque quiera entender algo es imposible; e cuando otras veces no quiero, como he dicho, lo tengo que entender.

---jamás pensé que había otra manera de oir ni entender hasta que lo ví por mí; y ansí, como he dicho, me cuesta harto trabajo.

Cuando es demonio, no sólo no deja buenos efectos, más déjalos malos. Esto me ha acaecido no más de dos otres veces, y he sido luego avisada del Señor como era demonio.

...para determinar estos efectos de buen espíritu o malo. Y ansí es bien andar siempre con gran aviso; porque cuando a personas que no están mas adelante en oración hasta esto, facilmente podían ser engañadas si tuviesen visiones u revelaciones. Yo nunca tuve cosa de estas postreras, hasta haberme Dios dado por sola su bondad oración de unión...

El caso es que, cuando es demonio, parece que se esconden todos los bienes y huyen del alma, sigún queda desabrida y alborotada y sin suavidad. Paréceme que quien tiene expiriencia del buen espíritu, lo entenderá.

...A mi ningún consuelo me bastaba cuando pensaba que era posible que tantas veces me había de hablar el demonio...

-"No hayas miedo, hija, que yo soy, y no te desampararé; no temas -

...siendo yo sierva de este Señor y rey, ¿qué mal me pueden hacer sus esclavos, los demonios, a mi?. ¿Por qué no he de tener yo fortaleza para combatirme con todo el infierno?...

..."Ahora venid todos, que, siendo sierva del Señor, yo quiero ver qué me podeis hacer"...

Se me quitaron todos los miedos que solía tener hasta hoy; poruque aunque algunas veces los vía, no les he habido casi miedo, antes me parecía ellos me lo habían a mí.

...amando y queriendo lo que hemos de aborrecer, mucho daño nos harán; porque con nuestras mesmas armas les hacemos que peleen contra nosotros, poniendo en sus manos con las que nos hemos de defender.

Es sin duda que tengo ya más miedo a los que tan grande le temen al demonio que a él mesmo,  porque él no me puede hacer nada, y estotros, en especial si son confesores, inquietan mucho y he pasado algunos años de tan gran trabajo, que ahora me espanto cómo lo he podido sufrir.

...Su majestad - como he dicho - da el consejo y el remedio. Otras, traeme a la memoria pecados pasados, en especial cuando el Señor me quiere hacer alguna señalada merced... Otras avisarme de algunos peligros míos y de otras personas, cosas por venir, tres u cuatro años antes, muchas, y todas se han cumplido... Ansí que hay tantas cosas para entender que es Dios, que no se puede inorar, a mi parecer.

Cuando se quitaron muchos libros - me dijo el Señor - "No tengas pena, que yo te daré libro vivo" - ...después, he tenido tanto que pensar y recogerme en lo que vía presente... que muy poca u casi ninguna necesidad he tenido de libros.

...sino se queire dejar engañar un alma, no me parece la engañará, si anda con humildad y simplicidad... donde hay espiriencia, no podrá el demonio hacer daño.

... Porque si fuese representado con el entendimiento, dejado que no haría las grandes operaciones que esto hace, ni ninguna (porque sería como uno que quisiese hacer que dormía y estase despierto, porque no le ha venido el sueño: él, como si tiene necesidad u flaqueza en la cabeza, lo desea, adormecese en sí, y hace sus diligencias y a las veces parece algo, mas si no es sueño de veras, nno le sustentará ni dará fuerzas a la cabeza; antes a las veces queda más desvanecida), ansí sería en parte acá, quedar el alma desvanecida, mas no sustentada y fuerte, antes cansada y desgustada.

Acá no se puede encarecer la riqueza que queda: aún al cuerpo da salud y queda conortado (confortado).

Esta razón, con otras, daba yo cuando me decían que era demonio y que se me antojaba.

... no podía creer que si el demonio hacía esto para engañarme y llevarme al infierno, tomase medio tan contrario como era quitarme los vicios y poner virtudes y fortaleza.

...De mi confesor...Supe que le decían que se guardase de mí, no le engañase el demonio con creerme algo de lo que me decía; trainle ejemplos de otras personas. Todo esto me fatigaba a mi. Temía que no haber con quien me confesar, sino que todos habían de huir de mí. No hacía sino llorar.

Los siervos de Dios que no se aseguraban, trabábame mucho. Yo, como hablaba con descuido algunas cosas que ellos tomaban por diferente intención (yo quería mucho al uno de ellos, porque le debía infinito mi alma y era muy santo; yo sentía infinito de que vía no me entendía, y él deseaba en gran manera mi aprovechamiento y que el Señor me diese luz) y ansí lo que yo decía - como digo - sin mirar en ello, pareciales poca humildad. En viéndome alguna falta,que verían muchas, luego era todo condenado. Preguntabanme algunas cosas; yo respondía con llaneza y descuido. Luego les parecía les quería enseñar, y que me tenía por sabida. Todo iba a mi confesor, porque, cierto, ellos deseaban mi provecho; él a reñirme.

Duró esto harto tiempo, afligida por muchas partes, y con las mercedes que me hacía el Señor todo lo pasaba. Digo esto para que se entienda el gran trabajo que es no haber quien tenga expiriencia en este camino espiritual, que a no me favorecer tanto el Señor, no sé que fuera de mí. Bastantes cosas había para quitarme el juicio, y algunas veces me vía en términos que no sabía que hacer sino alzar los ojos al Señor;... y con haber yo pasado en la vida grandisimos trabajos, es este de los mayores. Plega al Señor que yo haya servido a Su Majestad algo en esto; que de que le servian los que me condenaban y argüian bien cierta estoy, y que era todo por gran bien mio.

...el Señor...nos puede quitar estas mercedes y la gracia, y quedar perdidos del todo, y que siempre andemos con miedo, mientras en este destierro vivimos.

... Mándanme ... tuviese por cierto era demonio... que Dios me guardaría y me lo quitaría. A mi era esto grande pena; porque como yo no podía creer sino que era Dios, era cosa terrible para mí; y tan poco podía - como he dicho - desear se me quitase; mas en fin, hacía con hartas lágrimas cuanto me mandaba... y ansí muchas veces los vía al lado izquierdo muy claramente... dábame tan bastants razones que a mi me hacía toda siguridad.

Viame morir con el deseo de ver a Dios, y no sabía donde había de buscar esta vida, si no era con la muerte... y perdería de buena gana la vida por Él.

...la viuda sierva de Dios, y amiga mia... Cabiale parte algunas veces de las mercedes que el Señor me hacía, con avisos harto provechosos para su alma.

... Y es ansí que me ha acacido parecerme que andan los demonios como jugando a la pelota con el alma (1), y ella que no es parte (no tiene capacidad) para librarse de su poder. Ella anda a buscar reparo y permite Dios no le halle; sólo queda siempre la razón del libre albedrío, no clara.

Pues ir al confesor... me decian palabras y me reñían con una aspereza, que después de las decñia yo, ellos mesmos se espantaban.

Otras con sólo una palabra que me decía el Seño, con sólo decir - "No estés fatigada; no hayas miedo" quedaba del todo sana u con ver alguna visión - como si no hubiera tenido nada. ...quejabame a Él como consentía tanto tormentos que padeciese; más ello era bien pagado, que casi siempre eran después en gran abundancia las mercedes. No me parece sino que sale el alma del crisol como el oro, más afinada y glorificada para ver en sí al Señor.

Otras veces me venian de otra suerte, y vienen que de todo punto me parece se me quita la posibilidad de pensar... mas este entendimiento está tan perdido, que no parece sino un loco furioso que nadie le puede atar, si soy señora de hacerle estar quieto un Credo. Algunas veces me rio y conozco mi miseria, y estoyle mirando y dejolé a ver que hace; y, gloria a Dios, nunca por maravilla va a cosa mala, sino indiferetes.

Estaba una vez en un oratorio y apareciomé hacia el lado izquierdo, de abominable figura;  en especial miré la boca, porque me habló, que la tenía espantable. Dijomé espantáblemente que bien me había lbrado de sus manos, mas que él me tomaría a ellas... vi cabe mi un negrillo muy abominable, regañándome como un desesperado de que a dónde pretendía ganar, perdía, Yo, como le vi, reíme y no hube miedo.

Otra vez, poco ha, me aceció lo mesmo. Pedía agua bendita y la que entraron despues (que eran dos monjas bien de creer) que ya se habían ido los demonios, olieron un olor muy malo, como de piedra azufre.

Otra vez, estaba en el coro y diomé un gran ímpetu de recogimiento; fuime de allí porque no lo entendiesen, aunque cerca oyeron todas dar golpes grandes donde yo estaba, y yo cabe mí oí  hablar como que concertaban algo, aunque no entendí qué, habla gruesa; mas estaba en tan oración, que no entendí cosa ni hube ningún miedo. Casi cada vez era cuando el Señor me hacía merced de que por mi persuasión se aprovechase algún alma.

Es para alabar al Señor lo que en esto pasa, y aun para lastimar mucho el corazón; porque muy muchas almas tornan atrás que no saben las pobrecitas valerse, y ansí creo hiciera la mía, si el Señor tan misericordiosamente no lo hiciera todo de su parte; y hasta por bondad lo puso todo, ya verá vuesa merced que no ha habido en mi sino caer y levantar.

Quería saberlo decir, porque creo se engañan aqui muchas almas que quieren volar antes que Dios les de alas.

...tras este atamiento, que es una cadena que no hay lima que la quiebre, si no es Dios con oración y hacer mucho de nuestra parte.

...dar gracias al Señor que me libró, a la que ahora me parece, de males tan perpetúos y terribles... que me quriades Vos mucho más a mí que yo me quiero. ¡Que de veces, Seññor, me libraste de cñarcel tan temerosa y como me tornaba yo a meter en ella contra vuestra voluntad!

...deseaba huir de gentes y acabar ya de todo en todo, apartarme del mundo...

...Unas decían que me echasen a la carcel, otras, bien pocas, tomababan algo de mi. Yo bien vía que en muchas cosas tenían razón, y algunas veces dábalas discuento, aunque como no había de decir lo principal (que era madarmelo el Señor) no sabía que hacer, y ansí callaba. Otras haciame el Seño muy gran merced que todo esto no me daba inquietud, sino con tanta facilidad y contento lo dejé como si no me hubiera costado nada. Y esto no lo podía nadie creer.

...una de la mentiras que dice el mundo es llamar señores a las personas semejantes, que no me parecen son sino esclavos de mil cosas.

...esto tengo yo de unos años acá, que no veo persona que mucho me contente que luego querría verla de el todo dada a Dios...

... Quedé confiada que había de hacer el Señor lo que le suplicaba de esta persona. Dijomé que le dijese unas palabras. Esto sentí yo mucho, porque no sabía cómo decir, que esto de dar recado a tercera persona - como he dicho - es lo que más siento siempre, en especial a quien no sabía como lo tomaría, o si burlaría de mi. Pusome en mucha congoja. En fin, fui tan persuadida que, a mi parecer, prometí a Dios no dejárselas de decir y, por la gran vergüenza que había, las escribí y se las dí...

...El Señor, como lo quería para si, por mi medio le enviaba a decir unas verdades que, sin entenderlo yo, iban tan asu propósito que él se espantaba...

... que no parece viva ya para cosa de la tierra.

... nos parece por los años hemos de entender lo que en ninguna manera se puede alcanzar sin espiriencia; y ansi yerran muchos - como he dicho - en querer conocer espíritu sin tenerle.

... torno a decir que si no tiene espiriencia, si no tiene mucha humildad en entender que no entiende y que no por eso es imposible, que ganará poco y dará a ganar menos a quien trata.

... Pues a este padre que digo, ha procurado estudiar todo lo que por estudio ha podido en este caso - que es bien letrado - y lo que no entiende por espiriencia infórmase de quien la tiene, y con esto ayúdale al Señor con darle mucha fe, y ansí ha aprovechado mucho a sí y a algunas almas, y la mia es una de ellas... Hale mudado el Señor casi del todo, de manera que él no se conoce...

Gran cosa es un enfermo hallar otro herido de aquel mal; mucho se consuela de ver que no es solo... es perdido quien tras perdido anda... "dime con quién andas y te diré quién eres".

... salió de sí y perdiosé para más ganar.

... De todas las que le he dicho de profecías de esta casa, y otras que diré de ella, y otras cosas, todas se han cumplido, algunas, tres años antes que se supiesen- otras más y otras menos - me las decía el Señor; y siempre las decía al confesor y a esta mmi amoga viuda con quien tenía licencia de hablar; y ella he sabido que las decía a otras personas, y estas saben que no miento, ni Dios me dé tal lugar, que en ninguna cosa (cuanto más siendo tan graves) tratase yo sno toda verdad.

Cuando Dios quiere suspender todas las potencias, como en los modos de oración que quedan dichos hemos visto, claro está que, aunque queramos, se quita esta presencia. Entonces vaya enhoabuena; dichosa tal pérdida que es para gozar más de lo que nos parece se pierde; porque entonces se emplea el alma toda en amar a quien el entendimiento ha trabajado conocer, y ama lo que no comprendió, y goza de lo que no pudiera también gozar si no fuera perdiéndose así, para, como digo, más ganarse... Es gran cosa, mientras vivimos y somos humanos, traerle humano.

... querer ser María antes de que haya trabajado como Marta.

Cuando el señor quiere que lo sea, aunque sea desde el primer día, no hay nada que temer.

Mucho contenta a Dios ver un alma que con humildad pone por tercero a su hijo y le ama tanto.

... No me accuerdo haberme hecho merced muy señalada que no sea estando deshecha de verme tan ruin (humildad)... Tengo para mi que cuando el alma hace de su parte algo para ayudarse, aunque luego parce le aprovecha, que como cosa no fundada se tornará muy pronto a caer: y he miedo que nunca llegará a la verdadera pobreza de espíritu, que es no buscar consuelo ni gusto en la oración, sino consolación en los trabajos por amor frl que siempre vivió en ellos.

¿De qué sirve gobernarse a su quien tiene ya dada toda su voluntad a Dios?

Si uno tiene mala voz, por mucho que se esfuerze a cantar no se le hace buena; su Dios quiere dársela, no ha él menester antes de dar voces.

... que querrían mas no vivir que haber de comer otras cosas que no sean sino para quitar le buen sabor que el buen manjar dejó.

Torno a suplicar a vuesa merced que estas cosas que he escrito de oración, si las tratare cn personas espirituales, lo sean, poruqe si no saben más de un camino, o se han quedado en el medio, no podrán ansí atinar... En todo es menester espiriencia y discrcción. El Señor nos la dé por su bondad.

... si descontento, me serviría de purgatorio... que en la mayor contradicción estaba la ganancia.

... Era tanto el alboroto del pueblo, que no se hablaba en otra cosa y todas condenarme e ir al provincial y a mi monasterio. Sólo me daba gran pena ver que perdían crédito las personas que me ayudaban y el mucho trabajo que pasaban, que de lo que decían de mí antes me parece me holgaba... me dijo el Señor ¿No sabes que soy todopoderoso?, ¿de qué temes?

... Yo fuí a Dios y dijelé: - "Señor, esta casa no es mía: por Vos se ha hecho; ahora que no hay nadie que negocie, hagaló vuestra Majestad". Quedaba tan descansada y tan sin pena, como si tuviera a todo el mundo que negociara por mí, y luego tenía por siguro el negocio... En los que nos ayudaban ponía el Señor tanto hervor, que cada uno lo tomaba por cosa tan propia suya como si en ello les fuera la vida y la honra, y no les iba más de ser cosa en que a ellos les parecía se servía al Señor. Parecía claro ayudar su Majestad a los que me ayudaban.

... La mesma noche me apareció el santo fray Pedro de Alcántara, que era ya muerto, como supo la gran contradicción y persecución que teníamos, se holgaba fuese la fundación con contradicción tan grande, que era señal sehabía el Señor servir muy mucho en este monesterio, pues el demonio tanto ponía en que no se hiciese, y que en ninguna manera viniese a tener renta... Yo ya le había visto otras dos veces después que murió, y la gran gloría que tenía... Acuérdome que me dijo la primera vez que le vi, entre otras cosas, diciéndome lo mucho que gozaba, qué dichosa penitencia había sido la que había hecho, que tanto premio había alcanzado.

... La soledad es su consuelo, y pensar de ver a nadie que no sea para ayudarlas a encender más el amor de su Esposo, les es trabajo, aunque sean muy deudos.

... y ansí no entienden ni las entiende sino quien habla el mismo lenguaje. Guardamos la regla de nuestra Señora del Carmen (1248)
- no se come jamás carne sin necesidad.
... de muy buena gana tomaría todos los trabajos por un tantito de gozar más de entender las grandezas de Dios; pues veo que quien más las entiende, más le ama y le alaba.

... ¡Ay, Señor mío, y que poco aprovecha mi dicho a los que sus hechos los tienen ciegos, si Vuestra Majestad no les da luz!...

Quedome también poco miedo a la muerte, a quien yo siempre temía mucho; ahora pareceme facilísima cosa para quien sirve a Dios, porque en un memento se ve el alma libre de esta carcel, y puesta en descanso. Que este llevar Dios el espíritu y mostrarle cosas tan escelentes en estos arrebamientos parecemé a mi conforma mucho a cuando sale un alma del cuerpo, que en un instante se ve que todo este bien. Dejemos los dolores de cuando se arranca, que hay poco caso que hacer de ellos; y loa que de veras amaren a Dios y hubieran dado de mano a las cosas de esta vida, más suaventen deben morir.

También me parece me aprovecho mucho para conocer nuestra verdadera tierra y ver que somos aca peregrinos; y es gran cosa ver lo que hay allá y saber adonde hemos de vivir. Porque si uno ha de ir a vivir de asiento a una tierra, es de garn ayuda, para pasar el trabajo del camino, haber visto que es tierra donde ha de estar muy a su descanso, y también para considerar las tierras celestiales y procurar que nuestra conversación sea allá; hacese con facilidad. Esto es mucha ganancia, porque sólo mirar el cielo recoge el alma; porque, como ha querido el Señor mostrar algo de lo que hay allá, estase pensando, y acaéceme algunas veces ser los que me acompañan y con los que me consuelo los que sé que allá viven, y parecemé aquellos verdaderamente los vivos, y los que acá viven tan muertos, que todo el mundo me parece no me hace compañía, en especial cuando tengo aquellos ímpetus.

Todo me parece sueño lo que veo, y que es burla, con los ojos del cuerpo; lo que he ya visto con los del alma, es lo que ella desea, y como se vé lejos, éste es el morir... la merced del Señor ayuda a llevar tan pesada cruz y torna a acordar no permitiendo a veces se olvidase.

... Murió con gran gozo y deseo de salir de este destierro. Después me ha parecido algunas veces con muy gran gloria y díchome algunas cosas.

Del rector de la compañía de Jesús he visto algunas cosas de grandes mercedes que el Señor le hacía. Acaciolé una vez un gran trabajo, en que fue muy perseguido y se vió muy afligido. Estando yo un dia oyendo misa, vi a Cristo en la cruz cuando alzaban la Hostia; díjome algunas palabras que le dijese de consuelo y otras previniéndole de lo que estaba por venir y poniéndole delante lo que había padecido por él, y que se aparejase para sufrir. Diole esto mucho consuelo y ánimo, y todo ha pasado después como el Señor me lo dijo.

... fue tan arrebatado mi espíritu; al menos no se entiende que se viva en él. Vi a la humanidad sacratísima con más escesiva gloria que jamás la había visto... Esto no sabré yo decir cómo es, porque sin venir, me pareció que ví presente de aquella Divinidad.

... Es un llama grande, que parece abrasa y aniquila todos los deseos de la vida... Queda imprimido un acatamiento, que no sabré yo decir cómo, mas es muy diferente de lo que acá podemos adquirir.

... ¡Oh, Señor mio! Mas si no encubriérades vuestra grandeza, ¿quién osara llegar tantas veces a juntar cosa tan sucia y miserable con tan gran majestad?

... Señor mío; mas, pues no puede haber buen pensamiento si vos no lo dais; yo soy la deudora...

Llegando una vez a comulgar vi dos demonios con los ojos del alma más claro que con los del cuerpo... Los cuernos rodeaban la garganta del pobre sacerdote, y ví a mi Seño con la majestad que tengo dicha puesta en aquellas manos, en la forma que me iba a dar... y entendí estar aquel alma en pecado mortal... Dijomé el mismo Señor que había primitido para que enendiese yo la fuerza que tienen las palabras de la consagración, y como no dejaba Dios de estar allí por malo que sea el sacerdote que las dice... Entendí bien cuán más obligados están los sacerdotes a ser buenos que otros, y cuan recia cosa es tomar este Santísimo Sacramento  indinamente, y cuan señor es el demonio del alma que está en pecado mortal.

Otra vez... se murió cierta persona que había vivido mal, sin confesión... vi muchos demonios tomar aquel cuerpo, y pareció que jugaban con él... Cuando echaron el cuerpo a la sepultura, era tanta la multitud que estaba dentro para tomarle... Pliguera el Señor que esto que yo ví (i cosa tan espantosa) vieran todos los que están en mal estado, que me parece fuera una cosa para hacerlos vivir bien.

... De visiones de figuntos quiero decir algunas cosas. Dijeronme era muerto nuestro provincial... me fuí a un oratorio. Dile todo el bien que había hecho en mi vida, que sería bien poco, y ansi le dije al Señor que supliesen los méritos suyos lo que había menester aquel alma para salir del purgatorio. Estando pidiendo esto... pareciomé salía del profundo de al tierra a mi lado derecho, y vile subir al cielo con grandísima alegría. Él era ya bien viejo, mas vile de edad de treinta años, y aún menos me pareció, y con resplandor en el rostro.

Habiase muerto una monja en casa, había poco más de dia y medio. Estando diciendo una licción de difuntos por ella... A la mitad de la lición la ví, que me pareció salía el alma de la parte que la pasada, y que se iba al cielo.

Otra monja se murió en mi mesma casa... Estando en las horas antes que la enterrasen, habría cuatro horas que era muerta, entendí salir del mesmo lugar e irse al cielo.

Estando en un colegios de la Compañía de Jesús... Habiase muerto aquella noche un hermano... y estando, como podía, encomendándole a Dios y oyendo misa de otro padre de la compañía, por él, diome un gran recogimiento y vile subir al cielo con mucha gloria y al Señor con él.

Otro fraile de nuestra Orden, harto buen fraile, estaba muy malo, y, estando yo en misa, me dio un recogimiento y vi como era muerto y subir al cielo sin entrar en purgatorio. Murió aquella hora que yo lo vi, sigún supe después.

No quiero decir más de estas cosas... Mas no he entendido, de todas las que he visto, dejar ningún alma de entrar en purgatorio, sino es la de este padre y el santo fray Pedro de Alcántara, y el padre dominico que queda dicho.

... Apareciome como otras veces y comenzome a mostrar la llaga de la mano... díjome que quien aquello había pasado por mi, que no dudase sino que mejor haría lo que pidiese...

... Otra vez estaba una persona muy enferma... dos meses que pasaba... Yo fui y moviomé a tener de él tanta piedad, que comencé muy inoportunamente a pedir su salud al Señor... a otro día estaba del todo bueno.

Estaba una vez con grandísima pena porque sabía que una persona, a quien yo tenía mucha obligación, quería hacer una cosa harto contra Dios y su honra... Fuime a una ermita bien apartada del monasterio y estando en un adonde está Cristo a la columna, suplicándole me hiciese esta merced, oí que me hablaba una voz muy suave, como metida en un silbo... quisiera entender lo que me decía, mas no pude, que pasó muy breve. Pasado mi temor, que fue presto, quedé con un sosiego y gozo y deleite interior... se me quitó del todo la pena.

... Supliqué por más de un mes por otra persona a Dios tornase esta alma a si. Estando un día en oración, vi
un demonio cebe mí que hizo unso papeles que tenía en las manos pedazos con mucho enojo. A mi me dio gran consuelo, que me pareció se había hecho lo que pedía; y ansi fue.

Son tantas las mercedes que en esto el Señor me ha hecho que sería cansarme y cansar a quien lo leyese, y mucho más en salud de almas que de cuerpos.

Lo unno se pide, digamos ahora, como oración vocal; y lo otro en contemplación tan subida que se representa al Señor de manera que se entiende que nos entiende, y que se huelga su majestad de que se lo pidamos y de hacernos merced.

... Es cierto que algunas veces me parece querría estar sin sentido por no entender tanto mal en mi. Él, que puede, lo remedie.

... una vez el Señor me dijo; que muchas cosas de las que aquí escribo no son de mi cabeza, sino que me las decía este mi maestro celestial...

... y puede dar en medio año más que a otro en muchos.

Bien creo no estará en este engaño quien tuviera talento de conocer espíritus y le hubiera el Señor dado humildad verdadera.

... dalo el Señor a quien quiere y aun a quien mijor se dispone...

... y a los que vuelasn como águilas con las mercedes que hace Dios, quererlos anfar como pollo trabado; sino que pongamos los ojos en Su Majestad, y , si lo viéramos con humildad, darles rienda, que el Señor que los hace tantas mercedes no los dejará despeñar... humillemonos y no los condenemos... perderemos esta ocasión que el Señor pone para humillarnos y para que entendamos lo que nos falta.

... tropezar en tantas faltas mias. Bendito sea Él, que de todas saca bien, cuando es servido amen.

... y lo mostró bein Su Majestad cuando pagó tanto a los postreros como a los primeros.

Estas me dice Su Majestad muchas veces, mostrándome gran amor - "Ya eres mía y yo tuyo" - Yo le digo con verdad "¿Que se me da, Señor, a mí de mí sio de Vos?".

Una vez, en un ran recojimiento, pareciome sin comparación con muy mayor hermosura que lo que en el cielo he visto... Dijomé, y no sé quien, que lo que allí podía hacer era entender que no podía entender nada.

... si no es cuando Su Majestad quiere, como he dicho otras veces, no soy parte para tener una centella de él, parece que consume el humano viejo de faltas, tibieza y misería; y a manera de como hace el ave fenis - sigún he leido - y de la misma ceniza, después que se quema, sale otra, así queda hecha otra el alma después con diferentes deseos y fortaleza grande. No parece que es la que antes... Su Majestad... me dijo: - "Buena comparación has hecho; mira no se te olvide para procurar mijorarte siempre".

Estando en el colegio de la Compañía de Jesús, y estando comulgando los hermanos de aquella casa, vi un palco muy rico sobre sus cabezas. Esto vi dos veces. Cuando otras personas comulgaban no lo vía.

... Dijeronme, sin ver quien, mas bien entendí ser la misma verdad - "No es poco esto que hago por ti, que una de las cosas es en que mucho me debes; porque todo el daño que viene al mundo es de no conocer las verdades de la Escritura con clara verdad: no faltará una tilde en ella" "Ay, hija, que pocos me aman con verdad! Que si me amasen, no les encibriría yo mis secretos. ¿Sabes qué es amarme de verdad? Entender que todo es mentira lo que no es agradeable a mi. Con claridad verás esto que ahora no entiendes, en lo que aprovecha tu alma".

... Quedome muy gana de no hablar sino cosas muy verdaderas, que vayan delante de lo que acá se trata en el mundo, y ansí comencé a tener pena de vivir en él. No vi nada, mas entendí el gran bien que hay no hacer caso de cosa que no sea para llegarnos más a Dios; y ansi entendí que cosa es andar un alma en verdad delante de la mesma verdad.

Todo lo que he dicho entendí hablándome algunas veces, y otras sin hablarme, con más claridad algunas cosas que las que por palabras se me decian. Entendí grandísimas veradades sobre esta verdad, más que si muchos letrados me lo ubieran enseñado. Donde buscar a Dios... lo dice el glorioso San Agustín, que ni en las plazas ni en los conventos ni por ninguna parte que le buscaba, le hallaba como dentro de si.

Una cosa quiero avisar aqui, porque si alguno lo tuviera, que acaece en gran arrobamiento; que pasado aquel rato que el alma está en unión, que del todo tiene asustar las potencias (y esto dura poco como he dicho) quedarse el alma recogida, y aún en el exterior no poder tornar en si, mas quedan las dos potencias memoria y entendimiento, casi con frenesí, muy desatinadas. Esto digo qeu acaece alguna vez, en especial a los principios. Pienso si procede de que no puede sufrir nustra flaqueza natural tanta fuerza de espíritu, y enflaquece la imaginación. Se que les acaece a algunas personas. Tenía por bueno que se forzasen a dejar por entonces la oración y la cobrasen en otro tiempo aquel que pierden, que no sea junto, porque podrá venir a mucho mal.  Y de esto hay espiriencia y de cuán acertado es mirar lo qeu pueda nuestra salud.

...Una vez se me representó... como se ven en Dios todas las cosas, y como las tiene todas en sí. Saber escribir esto, yo no lo sé; mas quedó muy imprimido en mi alma, y es una de las grandes mercedes que el Señor me ha hecho y de las que más me han hecho confundir y avergonzar, acordándome de los pecaods que he hecho... por modo tan sutil y delicado, que el entendimiento no lo debe alcanzar, u yo no me sé entender en estas visiones que no parecen imaginarias, y en algunas algo de esto debe haber; sino que, como son en arrobamientos, las potencias no lo saben después formar como allí el Señor se lo representa y quiere que lo gocen.

Rogome una personas una vez que suplicase a Dios le diese a entender si sería servivio suyo tomar un obispado. Dijome el Señor acabando de comulgar: - "Cuando entendiere con toda verdad que el verdadero señorío es no poseer nada, entonces le podrá tomar"; dando a entender que ha de estar muy fuera de desearlo ni quererlo quie hubiera de tener perlacias, u al menos de procurarlas.

Dijomé una vez, consolándome, que no me fatigase (esto con mucho amor), que en esta vida no podíamos estar siempre en un ser; que una veces tenía hervor y otras estaría sin él; unas con desasosiegos y otras con quietud y tentaciones, mas que esperase en Él y no temiese.

Por estar ya fuera de mundo y entre poca y santa compañía miro como desde lo alto, y dáseme ya bien poco de que digan si se sepa... y hame dado una manera de sueño en la vida, que casi siempre me parece estoy soñando lo que veo, ni contento ni pena, que sea mucha, no la veo en mi. Si alguna me dan algunas cosas, pasa con tanta brevedad que yo me maravillo, y deja el sentimiento como una cosa que soñó. Y esto es entera verdad, que aunque después quiera yo holgarme de auqel contento u pesarme de aquella pena, no es en mi mano, sino como lo sería a una persona discrta tener pena u gloria de un sueño que soñó; poruqe ya mi alma la despertó el Señor...

De esta manera vivo ahora, Señor y padre mio. Suplique vuestra merced a Dios u me lleve consigo u me dé como le sirva... aunque vuesa merced luego lo queme.


(1) ¿Acaso lo que viera Santa Teresa se asemejara a lo que hoy conovemos como football?

viernes, 20 de enero de 2017

Centro cívico cerrado por obras

El centro cívico en donde nos reunimos los Jueves permanecerá cerrado del 30/01/2017 al 05/02/2017. Por lo que dichos Jueves no habrá reunión.